martes, 25 de marzo de 2008

¿Soy raro?

El otro día estaba tuve una conversación por Messenger con una conocida mía. Estábamos hablando y me dijo:

Ella: ¿Y tú qué eres? ¿pijo, rapero...?
Yo: No...
Ella: ¡Ah! ¿entonces eres punky?
Yo: Pues no, tampoco
Ella: ¿Empollón?
Yo: No, jajaja. Créeme, eso sí que no...
Ella: ¿¿Emo??
Yo: No, la verdad es que no.
Ella: Pero entonces, ¿¿qué eres??

Yo me quedé sin saber qué pensar ni qué decir, meditando... Y es que, por lo que parece, hoy si eres adolescente tienes que ser "algo" porque sino eres un bicho raro. Vas por la calle y te cruzas con los que se autoproclaman pijos, raperos, hippies, emos, frikis... ¿Qué soy yo? Pues no sé ¿No se puede no ser nada? Simplemente soy un chaval normal, que viste vaquero y camiseta, que hace cosas normales, no fumo, bebo muy poco, salgo de fiesta y, aunque pueda sorprender, no me emborracho. Bebo porque me apetece, y sino me apetece, pues no bebo. Y aparte de salir de fiesta, también leo, escucho música (incluso a veces música clásica, para relajarme), escribo, me gusta el teatro, procuro escuchar a los demás cuando lo necesitan, hacerlos reir... A veces me pregunto si seré yo el raro...

Me hacen gracia los que empiezan a beber y a fumar porque piensan que así serán mayores y les respetarán más. La mayoría de los chavales con los que hablo me dicen "yo es que empecé a fumar porque me ofrecieron un cigarro y, por no quedar mal, acepté... Y ahora le he cogido el gusto..." Si no sabes decir que "no" y te dejas influir por un capullo que te ofrece tabaco, maría, alcohol o cualquier otro tipo de droga, es que tienes muy poquita personalidad.

Además, los que te ofrecen todas estas cosas suelen ser los típicos chulitos que se creen que por estar cachas pueden hacer lo que les dé la gana. Son los que ponen la típica foto enseñando sus musculitos y piensan que con eso ya lo tienen todo hecho. Y, encima, por el Messenger, no tienen ni puta idea de escribir. Luego tú les preguntas por Quevedo y te sueltan: "eso es una calle, ¿no?" Y con las tías pasa igual. Aunque, afortunadamente, no todo el mundo es así.

Más de una vez (y más de dos, y más de tres...) me ha venido una amiga diciendo que tiene novio. Y el susodicho, por supuesto, suele ser el típico lelo, cachas y con moto que no sabe hacer ni la "o" con un canuto... Vamos, que como le saques del tema del dance y el house o los coches y las motos, el pibe ya se pierde. Tú lo sabes, pero a tu amiga le encanta. Y tú ¿qué vas a hacer? Pues no le dices nada porque eres su amigo y le quieres. Aunque procuras avisarle, disimuladamente, que a su novio ella le importa poco y que le engañará con la primera tía que se cruce... Ella, naturalmente, no te hace caso. Pero a los pocos meses vuelve desconsolada porque el novio le ha dejado por otra... Tú piensas "te lo dije..." pero, por supuesto, en vez de decir eso, la abrazas hasta que deja de llorar. Luego ella te dice que no volverá "jamás" con él... y al mes siguiente ya están juntos otra vez.

Pues esta misma historia, aparte de con mis amigas me ha sucedido con mi mejor amigo y su novia (ahora exnovia).

No critico que si eres guapo o guapa no puedas mostrarlo y utilizarlo para ligar. Por supuesto que sí, cada uno se sirve de sus cualidades para gustar a los demás. Pero chaval/a, si tu cuerpo es lo único que tienes para ofrecer a los demás, si después de eso no eres capaz de construir una frase con sentido que resulte mínimamente interesante, entonces es que no tienes nada, absolutamente nada. Y te van a tomar mucho el pelo. Puede que no te importe ahora, pero ya te importará. Así que procura cambiar...

2 comentarios:

Tygogal dijo...

See please here

eva dijo...

Seguro que muchos al leer este comentario hayan pensado, raro no eres, eres un tio estupendo.
y que te voy a decir yo...jeje
que no sepas.
p.d. no cambies nunca eres genial.
te quiere tu hermana